Dra. Alexandra Galletti

¿Es posible ejercitar el suelo pélvico durante el sexo?

Es posible ejercitar nuestro suelo pélvico mientras estamos teniendo relaciones sexuales, dándole un valor agregado a los encuentros íntimos y mejorando nuestra calidad de vida en todos los aspectos. Los conocidos ejercicios Kegel fortalecen las paredes vaginales, mejoran considerablemente el flujo sanguíneo y potencian el funcionamiento de las glándulas de Bartolino que son las que se encargan de la lubricación. 

Si no alcanzamos el orgasmo es muy posible que haya un problema en la fase de excitación previa. Lo que pasa es que el orgasmo no es más que las contracciones musculares que causan que toda la sangre que se acumula en la zona genital se libere de golpe y regrese al torrente sanguíneo. Gran parte de estas contracciones se producen en la musculatura pubocoxígea. En pocas palabras, mientras más tengamos fortalecido nuestro piso pélvico  tendremos más y más intensos orgasmos.

Posiciones sexuales para fortalecer el suelo pélvico

  • La Hamaca: el hombre se sentará en una superficie blanda y cómoda, flexionando las piernas agarrándose la parte de atrás de las rodillas. La mujer se colocará cómodamente en el espacio entre las piernas de él, moviéndose libremente y realizando ejercicios Kegel durante la penetración. Recomendación: cuando ella se deje caer, relajará su musculatura y cuando suba apretará sus músculos vaginales.
  • El Sumiso: el hombre se tumbará mientras ella se sienta de espaldas sobre él. Recomendación: la mujer debe controlar el ritmo de la penetración con los brazos y ejercer fuerza presionando con su vagina.
  • La Doma: el hombre se sentará y la mujer se encajará sobre él. Recomendación: contraer los músculos vaginales y el perineo y mover la pelvis avanzando suavemente sobre él haciendo movimientos cortos y continuos.
  • La Fusión: el hombre se echará estirado sobre la cama mientras ella, llevando el ritmo y controlando la penetración, se coloca sobre él.  Recomendación: hacer movimientos de arriba hacia abajo o de forma circular.
  • Cara a cara: la postura clásica donde la mujer queda tumbada sobre el cuerpo estirado de su compañero, teniendo la posibilidad de dominar perfectamente la penetración.  Recomendación: para hacer más intenso y estimulante el encuentro, ella debe arquear su columna mientras hace sus movimientos en el coito.
  • La Amazona: el hombre se acostará boca arriba, con las piernas abiertas levemente y flexionadas a hacia el pecho. Ella se acomodará en cuclillas y sentándose muy lentamente sobre su pareja. Recomendación: la mujer contraerá su suelo pélvico con cada movimiento ascendente y lo relajará con cada descendente, puede alternar la velocidad y la intensidad a su gusto.
  • El Perrito: ambos deben ponerse en cuatro, una postura que permite gran cantidad de movimientos para trabajar la zona pélvica. Recomendación: contraer y relajar los músculos pubocoxígeos empleando su propio ritmo, apoyándose en los movimientos pélvicos de la pareja.

¿Qué te parecieron estas posiciones? ¿Te animarías? Si quieres fortalecer el suelo pélvico te recomiendo mis G-Balls, un juguete sexual terapéutico pensando especialmente para ejercitar esa zona tan fundamental, ya están disponibles en mi tienda en Amazon.  Si estás buscando bolas chinas para mejorar tus orgasmos o superar la incontinencia urinaria, las G-Balls son tu mejor opción. Cualquier duda, no dejes de contactarme.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESSpanish
This website uses cookies and asks your personal data to enhance your browsing experience. Este sitio web utiliza cookies y recopila información personal para una mejor experiencia de usuario.